Un auténtico homenaje a la madera, a la música, a la innovación y al trabajo artesanal; así se puede definir la unión de Osborne y Gibson en un proyecto único: la elaboración de una guitarra eléctrica a partir del roble americano centenario utilizado para el envejecimiento de vino de Jerez en las Bodegas Osborne, en El Puerto de Santa María.
 

Un proyecto envuelto en una suerte de justicia poética con los elementos que lo componen: la madera de las botas de vino de Osborne procede de Estados Unidos, cuna de la legendaria guitarra Gibson, por otra parte instrumento de origen español. La madera vuelve a Nashville para ser convertida en una guitarra cuyo último destino será de nuevo España. Un círculo que se cierra acogiendo la vinculación de dos empresas legendarias a través del valor del tiempo y la dedicación.
 

El resultado final ha tomado como inspiración la icónica Gibson SG, elegida para el proyecto debido a su diseño distintivo, en el que los cutaways replican los cuernos del toro de Osborne. Es famosa por ser la preferida de Angus Young, guitarrista de AC/DC. Este es el punto de partida que ha llevado a ambas compañías a crear una guitarra exclusiva con madera de bota centenaria de la Bodega del Toro de Osborne. Una pieza única de museo que sella la unión del sonido impecable de Gibson con España y su icono más reconocido: el Toro de Osborne.
Elaboración de una pieza de museo.

El proceso de selección de la madera se llevó a cabo en la ciudad de El Puerto de Santa María, donde se encuentra la sede de Osborne desde 1772; durante la celebración del festival de música Monkey Week Festival 2014. Posteriormente, se enviaron las duelas y tiras de madera que componen la bota a la fábrica de Gibson Custom en Nashville, Tennessee, donde se producen a diario unas 100 guitarras.

La parte delantera del cuerpo de la guitarra y el diapasón se han creado a partir de duelas de barril que fueron enviadas a Gibson por Osborne. Estas duelas se habían utilizado muchas veces en el proceso de envejecimiento del vino, y se han trabajado para revelar la veta del hermoso roble americano. La parte superior del cuerpo fue marcada con un hierro candente para producir el famoso toro de Osborne en una técnica conocida como pirograbado. El diapasón, también de roble americano, se ha decorado con incrustaciones de madreperla fabricadas a través del uso de la tecnología CNC por el ingeniero de Gibson Custom Nick Hurt. El hardware está chapado en oro de 14 quilates -Oro es el color del “fino” Osborne, el más distintivo de sus vinos y el color del sol que madura la uva para el vino-.
 
El acabado de la guitarra es una combinación de laca nitrocelulosa y aceite de Tung que se aplica a mano y se ha pulido hasta conseguir una pátina satinada, estilo envejecido.

La guitarra Gibson SG Custom Osborne formará parte del museo del Toro de Osborne que, junto con otras piezas como el Toro personalizado con cristales de Swarovski o las zapatillas de Rafa Nadal con el Toro formará parte del futuro museo que próximamente verá la luz en las instalaciones de Osborne en la provincia de Cádiz.