Desde sus tiempos en aquel célebre grupo de “hijos de estrellas”, Bloodline, donde militó a la guitarra junto a Erin David (vástago de Miles Davis) o Waylon Krieger (ídem de Robbie Krieger), Joe Bonamassa ya comenzó a destacar como una de las futuras promesas de la guitarra de blues y rock. A la vista de su exitosa y ya larga trayectoria en solitario – y en formaciones puntuales como los añorados, para qué engañarnos, Black Country Communion -, lo que parecían maneras se ha convertido en auténtica maestría. Con lo que una casa como Gibson no puede sino considerar un privilegio el lanzar junto a él una nueva guitarra signature como esta Les Paul Joe Bonamassa “Tomato Soup Burst” Signature Limited Edition.
 
Esta nueva Les Paul, perteneciente a la nueva familia de guitarras Gibson 2016, se ha diseñado desde Gibson USA mano a mano con Joe Bonamassa, de acuerdo con sus propias especificaciones y como homenaje a aquellas grandes Les Paul de principios de los años 60 del siglo pasado. Solo se fabricarán 50 unidades, y, aunque tal vez esté mal que nosotros lo digamos, se trata de uno de esos instrumentos que, desde el primer vistazo, reclama un hueco de honor en la colección de cualquier guitarrista.
 
Todo empieza con un cuerpo de caoba con tapa de arce de calidad AAA. El cuerpo incluye rebaje de peso de 9 agujeros, según requisito del propio Joe. El ribete, en color crema, se extiende también por el mástil y sobre los trastes, para unas sensaciones realmente vintage. Aunque la guitarra tiene detalles estéticos de los que marcan la diferencia, como los controles al gusto de Bonamassa, con dos “top hat” dorados y otros dos “top hat” con insertos de aluminio, lo que realmente destaca a la vista en el cuerpo es, sin duda, el golpeador firmado por el mismísimo Joe en cada una de las 50 guitarras de la serie.
 
Más disimuladas, hasta que uno enchufa esta máquina de blues y rocanrol, son las pastillas elegidas por el guitarrista: una Seymour Duncan 52-Nc en la posición de mástil y una 53-Nc en el puente, las humbucker signature de Bonamassa, nada menos. En su interior, además, condensadores orange drop rematan electrónicamente una guitarra de ensueño.
 
De vuelta al exterior, el mástil de caoba con diapasón de palorrosa e incrustaciones de acrílico, acaba rematado en una pala con afinadores vintage estilo años 60. No sin antes pasar por una cejuela clásica de nailon. Por último, un puente Bigsby B7 con vibramate y el nuevo acabado Tomato Soup Burst ponen la guinda a uno de los instrumentos más bellos que han salido de la factoría Gibson en los últimos tiempos, y que viene protegido por su propia funda rígida firmada también por Joe Bonamassa.
 
¿Lo mejor de todo? Que este guitarrón cuenta con su propia versión “player´s edition”. Aunque no estrictamente signature, pero sí limitada a 150 unidades, esta edición se basa en la anterior prescindiendo de algún extra para hacerla más asequible y convertirla en un instrumento para el día a día de cualquier guitarrista. Mismo acabado, mismas pastillas Seymour Duncan 52-Nc y 53-Nc, misma cejuela, tapa de arce AAA con acabado Tomato Soup Burst flameado, los controles al gusto de Joe… la Gibson Les Paul “Tomato Soup Burst” Limited Edition prescinde del puente Bigsby y… bueno, ya.
 
En todo lo demás sigue siendo la misma guitarra, con el mismo cuerpo de caoba, misma electrónica y mismo mástil y acabados. Tan solo echarán en falta los aficionados más acérrimos de Joe Bonamassa, y con más posibles, la firma en el golpeador y en la funda rígida que acompaña también a esta guitarra.
 
En definitiva, dos increíbles incorporaciones a la ya de por sí jugosa línea de guitarras Gibson 2016. Porque cuando dos nombres como Gibson y Joe Bonamassa se unen, solo pueden ocurrir cosas extraordinarias.